Tal como se esperaba, el Gobierno vetó la ley para frenar las tarifas

“La ley ya está vetada”, fueron las primeras palabras de Marcos Peña al momento de hablar con los periodistas en Casa Rosada. Anoche, después de una acalorada discusión, el Senado había aprobado el proyecto por 37 a 30

Horas después de que el Senado aprobara la ley que le ponía un freno a la suba de tarifas, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, anunció que la misma “ya fue vetada” por el presidente Mauricio Macri. La decisión no sorprendió a nadie porque el Gobierno ya había advertido sobre los peligros de darle luz verde al proyecto de la oposición, pero con la confirmación oficial salió a minimizar su impacto.

Después de 12 horas de discusión y de una votación que terminó 37 a 30, bien temprano el jefe de los ministros enfrentó a los periodistas en Casa Rosada y comunicó la decisión: “La ley ya está vetada. Fue vetada porque, como hemos argumentado desde el principio, no respeta el mandato constitucional del parlamento, como lo han dicho muchos gobernadores, incluso de la oposición”.

Y enumeró: “Va contra el federalismo y no lo podemos permitir. Es irresponsable porque no fundamenta de dónde se paga aquello que se votó ayer. Equivale a toda la obra pública del país, a todo el sistema universitario, dos veces a la AUH, a todo el presupuesto de Seguridad y Defensa de nuestra república”.

Un miércoles agitado

El Bloque Justicialista, el Frente para la Victoria y sus bancadas satélites se unieron y desde la previa confiaban en aprobar la ley, a pesar de la determinación de que Macri había difundido en el recinto.

El proyecto que empujó el peronismo planteaba retrotraer las tarifas de los servicios a noviembre de 2017 y que los aumentos no superaran el índice de variación salarial para los usuarios residenciales y el de precios mayoristas para las pymes.

EL DEBATE COMPLETO:

Cambiemos intentó rechazar la iniciativa o al menos forzar alguna modificación que obligue a devolverla a la Cámara de Diputados, aunque tenía pocas expectativas para esa empresa, al igual que para lograr la aprobación de su proyecto alternativo.

El oficialismo propuso una rebaja del IVA a la mitad (10,5%) para usuarios residenciales y de 6 puntos porcentuales (21%) para pymes.

El jefe del bloque justicialista, Miguel Pichetto, solicitó que solo los miembros informantes y los presidentes de cada bancada (que cierran el debate) tengan 30 minutos, y el resto de los legisladores 10, pero esa limitación de tiempo es flexible.

Al inicio de la sesión, el formoseño José Mayans, del bloque justicialista, afirmó que “el Gobierno en su plan económico decidió servicios dolarizados y terminar con los subsidios” y aseguró que “en noviembre hubo aumentos que llegaron al 600%”. En este sentido, sostuvo que “la tarifa tiene que ser justa razonable y aplicable” y remarcó: “Más del 90% de la gente está de acuerdo con que votemos acá el tema tarifas”.

El bonaerense Esteban Bullrich, de Cambiemos, cuestionó el esquema de subsidios que mantuvo la gestión del kirchnerismo y manifestó que “tener tarifas bajas para construir una vida cara, esa es la mayor inmoralidad que puede cometer un gobierno”.

“No vamos a poner 10 pesos en el bolsillo de un argentino para sacarle 50 del otro”, sostuvo Bullrich y, en referencia a la administración anterior, remarcó: “Les pusieron 10 pesos en el bolsillo pero le sacaron 50 del otro”.

Para el senador oficialista, la iniciativa del peronismo “es irresponsable, es demagógica” y “sostiene una desigualdad que también se heredó del gobierno anterior, que hacía que en el interior se pagaran tarifas hasta en un 70% más caras” que en la zona metropolitana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 12 =