Hugo infante, no apoyará el proyecto de despenalización del aborto o interrupción voluntaria del embarazo

El Diputado Nacional por la Provincia Santiago del Estero, Hugo Orlando Infante, fijó postura con respecto al proyecto de despenalización del aborto o Interrupción Voluntaria del Embarazo “el cual desde ya rechazo de plano y no lo hago caprichosamente”.
El Diputado Nacional señaló que “en primer lugar y ajustado a nuestro código civil y comercial, en su artículo 19 expresa textualmente que la existencia de la persona humana comienza con la concepción, esto es a partir del momento de la formación del embrión o cigoto, y con ello se convierte automáticamente en un sujeto de derecho, lo que significa que una “persona humana” se transforma en el centro de gravedad de sus propios derechos, el caso que nos ocupa es una persona por nacer”.
Agrega que “nuestro ordenamiento jurídico hace referencia a que los derechos y obligaciones del concebido quedan irrevocablemente adquiridos si nace con vida, si no nace con vida se considera que nunca existió. El nacimiento con vida se presume”. Afirma entonces que “estoy en condiciones de deducir que jurídicamente al momento del nacimiento se convierte en titular de todos los derechos adquiridos y podrá ejercerlos plenamente, el propio artículo 19 del código civil lo instituye claramente al concebido como persona humana, entonces me pregunto: que derechos tiene la madre para decidir sobre la vida de otro ser? ¿Puede interrumpir su embarazo porque así lo desea? ¿Sin motivos? ¿Por la única razón de decir que es su cuerpo y ella así lo decide? ¿Alcanza ese argumento para matar? Debe quedar en claro que son vidas independientes y autónomas, conectadas por la maravilla de la naturaleza, por la grandeza de la creación, con una mirada más simple diríamos que legalmente hay una colisión de derechos entre madre e hijo y que ella puede decidir como el supremo, obviamente estamos pasando por alto el derecho a la vida. Nadie puede ser privado de su vida, así lo sostengo y así lo proclamo”.
Infante afirma que “son insólitos y desatinados los fundamentos de este proyecto, hace mención al respeto a la vida, a la autonomía, a la no discriminación, lo califico de esta forma porque la finalidad que se pretende es justamente interrumpir la vida misma de una persona humana que se encuentra consagrada en el art 19 del C.C”.
Señala que “no podemos pasar por alto las distintas concepciones universales con respecto al Derecho a la Vida, que es uno de los Derechos Humanos Universales recogido y aceptado en todas las Constituciones Políticas y demás normas legales de los diferentes países del mundo, así como en los Instrumentos Internacionales que libre y voluntariamente algunos países han integrado a sus respectivas legislaciones”.
Subraya Infante que “frente a la jerarquía que tiene el derecho a la vida como valor supremo, los restantes derechos como son el derecho al honor, a la buena imagen, a la libre sexualidad, entre otros, se ubican por debajo de este, lo que implica que no puede sacrificarse el valor supremo de la vida para proteger, en base a su negación, derechos secundarios. Se ha confirmado que la vida comienza en el momento de la concepción y por tanto el ser que está por nacer debe ser protegido en igualdad de condiciones que el nacido, pues la Constitución garantiza la igualdad ante la ley”.
Abunda que “hay que llamar a las cosas por su nombre es muerte a la persona por nacer y no I.V.E. Interrupción Voluntaria del Embarazo, el sistema de salud de nuestro país no está en condiciones de cumplir con las exigencias de esta ley, los plazos que se establecen son de cumplimiento imposible, tanto para los hospitales públicos abarrotados de gente, clínicas privadas, obras sociales donde predomina la burocracia, la duda es: están en condiciones de hacerlo? No se debe escapar de la realidad en todo el territorio nacional”.
Concluye Infante instando “a pensar en alternativas, la muerte no es la solución, para eso estamos los legisladores para legislar y trabajar por la vida y el bienestar de los habitantes de este bendito país, nunca jamás un delito puede configurar fuente de Derecho, como pensar siquiera en que podemos legalizar lo que hasta hoy es un Delito, lo mismo podríamos hacer con otros delitos y legalizarlos, la sociedad nos reclama justicia social, nos reclama acompañamiento, busquemos soluciones, alternativas, agilizar los procedimientos del Sistema de Adopción, el sistema de Salud, creación de Juzgados de Adopción, que tantas pero tantas familias, matrimonios esperan por años para que llegue un integrante a su seno a través de este sistema. Por último, quiero decirle a mis pares que legislemos por la Vida. Y como exprese al comienzo, desde nuestro bloque estoy por la negativa y rechazo de plano el presente proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 8 =