Mensaje de tranquilidad, pero con el lápiz rojo afilado

A las palabras del presidente Macri, se suman otras de funcionarios ante otra escapada de la divisa norteamericana, a pesar de haber subastado unos 300 millones para frenar la fuga ascendente.

En el gobierno nuevamente intentaron llevar tranquilidad luego que el dólar se acercara a los $30 -’está buscando su punto de equilibrio’, esgrimieron en Casa Rosada- y fue el propio Macri quien envió un mensaje al mercado al asegurar que ‘esta vez la Argentina va a cumplir’ la baja del déficit fiscal para hacer más sustentable la economía.En el gobierno salieron a comunicar el apoyo de 9 gobernadores de distinto signo político, desde el oficialista Gerardo Morales (Jujuy) a los peronistas Juan Manuel Urtubey (Salta) o Hugo Passalaqua (Misiones,) al cumplimiento de las metas fiscales y las acciones que implementa el Ejecutivo para equilibrar las cuentas públicas. Incluso la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal salió a apuntalar la estrategia al reclamar a sus pares que ‘tenemos que trabajar juntos con el gobierno nacional”.

En el Ministerio del Interior, a cargo de Rogelio Frigerio, ya trabajan en la convocatoria a los mandatarios provinciales para discutir el Presupuesto 2019, el alcance del recorte de gastos y que sean las provincias, muchas ahora superavitarias por las actualizaciones de la Coparticipación, quienes se hagan cargo de financiar algunos proyectos de infraestructura. Según se pudo saber, en primer término se discutirá ‘por separado’ mediante reuniones bilaterales y en vísperas de un eventual acuerdo, podría haber una convocatoria grupal para una foto junto al presidente.

Ayer Mauricio Macri, en el marco de un acto por la inauguración de un espacio NIDO en la ciudad entrerriana de Basabilbaso, envió un mensaje al mercado financiero y aseguró que el gobierno no se desviará en su plan de ‘achicar el déficit fiscal’, uno de los requisitos del préstamo del FMI por 50 mil millones de dólares.

‘Ésta vez la Argentina va a cumplir’, remarcó el jefe de estado y, en este sentido, destacó que ‘cuando prometemos que vamos a achicar el problema del déficit, que el mundo, los mercados lo discuten, les decimos sí, lo vamos a hacer’.

En el Ejecutivo analizan cómo achicar aún más los gastos del Estado. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, y el titular de Modernización, Andrés Ibarra, anunciaron un plan de austeridad que busca ahorrar $20 mil millones con el congelamiento de la planta estatal, la eliminación de los contratos de asistencia técnica que se pagan vía universidades -de los 6 mil actuales quedarían en 2019 sólo la mitad con otra forma de contratación-, la reducción de la flota automotor y de los gastos en viajes.

Los ministerios, por su parte, proyectan el presupuesto del año próximo en el mismo sentido. La Secretaría General de la Presidencia, por caso, ya dio de baja la compra del avión presidencial, achicó gastos en viáticos y en ‘eventuales’ -se pagan para gastos en viajes que, según se cuenta, generaban sobrecostos injustificados- y proyecta un plan de gastos para 2019 menor al actual.

Con todo, ayer se vivió otra febril jornada cambiaria que pronostica más incertidumbre y el temor a una mayor inflación por la devaluación continuada del peso. Los pronósticos de un IPC del 30% ya no parecen exagerados. ‘Hay una turbulencia con el dólar, vemos que está buscando su punto de equilibrio y en tanto no lo encuentre, esta situación podría continuar. La idea es que flote y solo intervenir cuando haya una distorsión por encima del 3%’, explicó fuente oficial.

Lo cierto que ayer el Banco Central subastó 300 millones de dólares de sus reservas -lo que técnicamente fue observado como una intervención- que se sumaron a los 150 millones que había colocado un rato antes por cuenta de Hacienda, en el marco de la oferta diaria consensuada con el FMI. La abultada suma, con todo, no logró calmar las aguas y el billete verde cerró a $29,40: ayer subió 3,4% y más del 50% en lo que va del año.

Distintos economistas vienen alertando sobre distorsiones generadas por el equipo económico y el Banco Central y que en caso no sean corregidas, la asistencia del FMI no alcanzará para estabilizar la moneda y nuevamente generar confianza en el mercado. Uno de ellos es el ex secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, que graficó ante este diario que ‘la situación está muy complicada. Con un acuerdo con el FMI, quemar 450 millones de dólares no es una pavada’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − 1 =