Rusia vapuleó a la floja Arabia Saudita en el partido inaugural

El anfitrión le dio una tremenda paliza al conjunto árabe. Fue un categórico 5-0 con gritos de Gazinsky, doblete de Cheryshev, Dzyuba y Golovin. Tremendo partido del local. El árbitro argentino Néstor Pitana dirigió las acciones del encuentro de la Copa del Mundo sin fisuras.

Llegó el día. La espera de cuatro años terminó. Desde las 12 hora argentina y televisado por la TV Pública y DirecTV, la pelota empezó a rodar en Rusia con el partido entre la selección local y Arabia Saudita en el Estadio Olímpico Luzhniki. Y inicio de la edición número veintiuno de las citas mundialistas fue más que entretenida.

Tras la bella ceremonia de inauguración del Mundial en el Olímpico Luzhniki de Moscú, el conjunto anfitrión salió motivado y decidido a pasar por encima a Arabia Saudita.

Y no le costó demasiado ponerse el trámite en el bolsillo porque a los 12 minutos, después de varias desatenciones defensivas, Gazinsky clavó el 1-0 para Rusia luego de un centro perfecto de Golovin. Con la tranquilidad que le dio la diferencia, el equipo que dirige Stanislav Cherchesov siguió manejando los hilos del encuentro inaugural con comodidad y sobre el final del primer acto, Denis Cheryshev estiró el resultado.

Con el 2-0 adentro, Rusia salió a jugar el complemento mucho más calmado. Ya no con ese vértigo que metió durante gran parte del primer tiempo, sino con tranquilidad para mover la pelota, buscar los espacios y seguir presionando al flojísimo fondo árabe, que fue una máquina de cometer errores.

A medida que fueron pasando los minutos, la Arabia Saudita de Juan Antonio Pizzi se fue quedando sin los pocos argumentos que tenía, mostró aún más debilidades, y los rusos sacaron su tajada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 8 =