Panel debate sobre “La Crisis de los Valores” en la posmodernidad

Organizado por la Defensoría del Pueblo de la provincia, este miércoles 11, a partir de las 9,30, en la Casa Argañaráz Alcorta, en el marco del programa de capacitaciones “Construyendo Ciudadanía” se desarrolló el panel-debate sobre “La Crisis de Valores”, una oportunidad para reflexionar sobre los nuevos valores en la sociedad del posmodernismo. “Nosotros pensamos, al igual que lo señalan muchos autores, los pueblos no se suicidan, advertimos que la solución parte del individuo mismo, reconociendo al otro como un sujeto diverso, no como alguien diferente, sino como alguien que está incluido en nuestra comunidad, sin el cual no podemos construir un colectivo” afirmó el Defensor de Pueblo, Dr. Lionel Suárez.

En diálogo con la prensa, el Defensor del Pueblo de la provincia, Dr. Lionel Enrique Suárez, señaló que “la idea central que ocupa este ciclo de “Construir Ciudadanía”, que estamos bregando desde la Defensoría del Pueblo, tiene como eje central el intentar desentrañar este problema central como lo es la crisis de los valores en la sociedad. Incluso se ha llegado a ponderar la situación como una ausencia de valores y otras tantas acepciones, para referir una situación que le toca atravesar a la sociedad argentina, cuánto más la santiagueña. Por ello, hemos convocado a profesionales para que nos puedan dar un punto de vista sobre esta particularidad que le toca atravesar a la sociedad de la posmodernidad”.

Agradeció la predisposición y el compromiso con la institución del Arq. Rodolfo Legname, a la Lic. Belén Tagliotti, al Dr. Matías de Castro Achával y al Dr. Federico Yunes, bajo la coordinación del Lic. Gustavo Rueda.

Reflexionó Suárez que “a estos profesionales les toca la responsabilidad de clarificar este camino, que nos toca a nosotros vivirlo, que es la crisis de valores que, a partir del avance de un razonamiento economicista-pragmático ha logrado que, los valores sólo sean considerados en función de su utilidad, haciendo nacer la creencia que las personas recién lograr la realización, si es que nos es útil el otro, la otra persona. Así le estamos quitando humanidad a la relación y convirtiendo a la misma en herramienta. Entendemos que, en esta modernidad, donde los valores se han licuado, tenemos que llegar, desde un espacio de reflexión, a una pregunta que pueda desentramar una respuesta para que sea en beneficio de todos”.-

Concluyó que “la particular situación económica nacional está impactando fuertemente en nuestra sociedad, produciendo un aumento del nivel de conflictividad, dejando de lado los valores. Nosotros pensamos, al igual que lo señalan muchos autores que, los pueblos no se suicidan, advertimos que la solución parte del individuo mismo, reconociendo al otro como un sujeto diverso, no como alguien diferente, sino como alguien que está incluido en la comunidad, sin el cual no podemos construir un proyecto colectivo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =