La NASA comenzó el 2019 batiendo récords con la sonda New Horizons

La sonda New Horizons de la NASA sobrevivió la exploración del objeto espacial más lejano de la Tierra hasta ahora, un mundo diminuto y helado que parece tener la forma de un maní.

El mensaje de éxito llegó este martes por la mañana, unas 10 horas después del encuentro cercano a 6.400 millones de kilómetros (4.000 millones de millas) de distancia, cuando los controladores de misión en Maryland recibieron una señal de la sonda.

Los presentes celebraron ruidosamente en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad John Hopkins, cuando la gerente de operaciones Alice Bowman declaró: «La sonda está bien».

Una enorme muchedumbre en un auditorio contiguo se sumó a la celebración jubilosa, vitoreando cada actualización positiva. Los científicos y otros miembros del equipo se abrazaron mientras que otros centenares dieron una ovación de pie.

«No sé ustedes, pero me gusta 2019 hasta ahora», dijo el científico principal del equipo, Alan Stern, del Southwest Research Institute, en medio de aplausos.
ADEMÁS:

Avengers 4 sumaría a uno de los superhéroes favoritos del público

¿Cuál fue la serie más pirateada de 2018?

New Horizons pasó junto a Ultima Thule 3 años después de su paso junto a Plutón.

Los científicos dijeron que tomará casi dos años para que New Horizons envíe a la Tierra sus observaciones sobre el objeto espacial, que está 1.600 millones de kilómetros (1.000 millones de millas) más allá de Plutón. A esa distancia, les toma a las señales de radio seis horas para alcanzar la Tierra.

El encuentro de New Horizons en 2015 con Plutón había sido la exploración más distante hasta el martes.

Además, la nave Osiris-Rex entró en órbita el lunes alrededor del asteroide Bennu, a unos 110 millones de kilómetros (70 millones de millas) de la Tierra. Es el menor objeto espacial que haya sido orbitado por una sonda. Bennu mide apenas 500 metros (1.600 pies) de diámetro.

La sonda orbita a apenas 1,6 kilómetros (1 milla) sobre la superficie de Bennu: otro récord.

Osiris-Rex llegó a Bennu a inicios de diciembre y voló en formación con el asteroide hasta la nueva maniobra. El objetivo es colectar muestras de grava en 2020 y regresar a la Tierra en 2023.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × uno =