La mortandad de peces detectada, en el Río Salí, no obedece a la presencia de vinaza en las aguas

02.08.19 Según las inspecciones y estudios, se estableció que, la mortandad de peces detectada, en el  Río Salí, no obedece a la presencia de vinaza en las aguas, sino por el derivado – desde las industrias-, de elementos melados y/o azucarados que, si bien es un elemento orgánico, no tóxico, su degradación demanda oxígeno. 

En la fecha, el Defensor del Pueblo de la provincia, Dr. Lionel Enrique Suárez, el Secretario del Agua, Lic. Sergio Zaltz y el secretario de Medio Ambiente de Tucumán, Ing. Alfredo Montalván, realizaron una inspección para relevar la calidad de aguas, en el río Salí en territorio tucumano. Se observó la presencia, de algunos peces muertos -por anoxia-, en el Río Salí.  

El responsable de medio ambiente de Tucumán, Ing Alfredo Montalvan, sostuvo que “luego de 8 años de trabajo conjunto, de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Santiago del Estero, el Ministerio del Agua de Santiago del Estero, la secretaría de Medio Ambiente de Tucumán y la secretaría de Medio Ambiente de la Nación en control y monitoreo de la cuenca Salí-Dulce. El episodio relevado es aislado».

Aludiendo al motivo de la visita, señaló que “a partir de la  publicación, en redes sociales, que indicaban al Río Gastona como escenario de mortandad,  las cuales no se condecian con los resultados de las tareas de monitoreo que realiza diariamente Santiago del Estero,  se decidió ésta inspección conjunta. La mortandad, es cierta – no significativa de peces sobre el río Salí-. Durante el recorrido detectamos que NO hay puntos anóxicos (óxigeno disuelto agotado) dentro del Embalse de Río Hondo, sino en el río Salí, en territorio tucumano, situación en la que confluyen  la bajante de agua, en período de estiaje, y la concentración de derivados de efluentes industriales desde la provincia de Tucumán. Los ríos Gastona y Marapa, se encuentran con buena calidad de aguas. El que más riesgo tiene, remarcó, en esta época del año, por la bajante de caudal, es el río Salí que también recibe aportes de ríos y arroyos.”

Indicó que “no hay vinaza vertida, ni escape, ni fuga alguna. Se detectó, por los análisis, la presencia en las aguas del río Salí de jugos de melado, azúcares o compuestos azucarados que, si bien es un elemento orgánico, no es tóxico, su degradación demanda oxígeno. Por ello, ante esta situación, se van a continuar las actuaciones sumariales contra los ingenios que no se ajustan a norma. Se ha indicado a las empresas que, con esos efluentes melados y/o azucarados, realicen el riego, como mejorador de suelos, en el sector cañero o citrícola”.

No especificó cuáles industrias habrían  vertido estos elementos melados, indicando que “es difuso» porque se van sumando a los vertidos, de las sucroalcoholeras desde el noreste al centro, por lo que, al concentrarse sobre la desembocadura del Salí, en la provincia de Tucumán – no en el Embalse-, generó éste episodio que vamos a superar”. 

Agregó que “esto nos ha determinado a maximizar los controles en los sectores industriales, para evitar la producción de estos episodios en el río.Coincidieron en la necesidad de revisar y ampliar los alcances del convenio sobre el control de melados o azucarados, no contemplados en la agenda de control que suscribieron las provincias de Tucumán, Santiago del Estero y la Secretaría de Ambiente de la Nación, con la fiscalización de la Corte Suprema de Justicia. Por el aludido convenio, que se cumple acabadamente, por las tareas de monitoreo permanente e inspección de industrias, desde hace casi 8 años, se han venido verificando el cumplimiento de los objetivos establecidos de “vinaza cero”, “ceniza cero” y “recuperación de agua de lavado de caña cero”- elementos que no son vertidos a la cuenca”.

Advirtió que “téngase en cuenta que, la última mortandad masiva de peces, data del 10 de agosto de 2010, que habilitó el entendimiento entre las provincias y la Nación, por lo que se firmó un convenio a fines del 2011, y la puesta en aplicación de mecanismos de monitoreo permanente de la cuenca Salí-Dulce, de los afluentes y de efluentes industriales, más el control de industrias”.-

Lionel Enrique Suárez 

Por su parte, el Defensor del Pueblo de la provincia, Dr. Lionel Enrique Suárez, fue coincidente con lo señalado indicó que, en los demás afluentes al Embalse de Río Hondo, no se registran situaciones de riesgo para el espejo de agua. «Los controles van a continuar, como se han establecido, con 2 turnos diarios, más las inspecciones a las industrias”.

Coincidió con Montalván que “en virtud de lo ocurrido, deberá contemplarse iniciar las acciones correspondientes, para incorporar a este elemento (melados/azucarados) para contralor en el marco del convenio suscripto que contemplaba tres elementos de contralor”.-

Concluyó Suárez que “producto del trabajo conjunto, se ha evitado que, durante 8 años, miles de metros cúbicos de elementos líquidos (vinaza-agua de lavado de caña) y sólidos orgánicos (cenizas) de las industrias sucroalcoholeras, ingresen al embalse, y su valor es significativo para la vida del sistema”.

Municipalidad de Termas de Río Hondo

En la ocasión, los funcionarios fueron recibidos por el secretario de Coordinación de Gabinete, Dr. Raúl Lorenzo, y el secretario de Gobierno, Rodolfo Muzzolón, en representación del Intendente, Dr. Jorge Mukdise, que se mostraron interesados por los sucesos denunciados, por lo que recibieron información profusa sobre la inspección realizada.Por último, los funcionarios agradecieron la visita y se pusieron a disposición de los visitantes para acompañar todas las acciones que sean necesarias para ayudar a la sostenibilidad del espejo de agua más importante de la provincia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 2 =