Detuvieron a un hombre por golpear y amenazar a su concubina durante siete años

La víctima logró escapar y confiar a sus familiares la violencia que sufría por parte de su concubino. Su madre la acompañó a la comisaría a realizar la denuncia.

Luego de 7 años de golpes, maltratos y amenazas, una joven de 26 años denunció a su concubino. Según consta en la denuncia, estuvo en pareja con el imputado, casi 20 años mayor que ella, desde los 19 años con quien se fue a vivir a una casa en el paraje Canta Mampa, departamento Ojo de Agua, al enterarse de que estaba embarazada. Al cumplir los seis meses de gestación, el hombre comenzó a golpearla.

Los episodios de violencia física eran tan graves que la mujer relató que había semanas que no salía por las marcas de los golpes ya que eran evidentes por lo que el acusado la mantenía cautiva. Si se presentaba la oportunidad de recibir visitas de improviso, la obligaba a encerrarse en una habitación y a mantener silencio, de manera que durante todos estos años nadie supo del calvario de la que fue víctima.

La joven tiene dos hijos con el imputado, quienes presenciaban las escenas de violencia de género de la que era víctima. Las veces que la mujer había intentado separarse, él la amenazaba con quedarse con la custodia de sus hijos.

El domingo 1 de septiembre la pareja fue a almorzar a la casa de la madre del acusado. El hombre comenzó a ingerir bebidas alcohólicas y a maltratar verbalmente a la mujer, celándola.

A la tarde, al llegar al hogar familiar y como ya era costumbre, comenzó a golpearla, episodio que se repitió el lunes 2 de septiembre a la noche.
El miércoles 3, y aprovechando que el violento hombre había ido a trabajar, la víctima llamó a su madre y le contó lo que estaba viviendo y realizó la denuncia.

La fiscal que lleva adelante el caso, Judith Díaz, ordenó que recibiera contención psicológica por parte del gabinete de psicólogos del MPF, quienes además la acompañaron a realizarse los exámenes con el médico forense. El profesional le diagnosticó 7 días de curación ya que tenía marcas en los brazos y las piernas producto de la golpiza sufrida el domingo anterior.

A su vez, la fiscalía solicitó el allanamiento en la vivienda y detención del hombre, procedimiento con resultados negativos ya que el acusado se había profugado.

El sábado 7 de septiembre, el hombre se presentó en la dependencia policial de Ojo de Agua, donde quedó detenido por el plazo de 15 días.
La fiscal Díaz solicitó que una Cámara Gesell para los hijos de la pareja, de 5 y 6 años, quienes presenciaban los violentos episodios hacia su madre. Además, pedirá la prórroga de detención ya que la mujer vive en un contexto de vulnerabilidad donde podría resultar nuevamente víctima de su concubino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 4 =