QUÉ ES LA CUOTA ALIMENTARIA Y CÓMO SE REGULA SU CUMPLIMIENTO

La cuota alimentaria puede definirse como la obligación de asistencia que surge cuando una pareja se separa y deja de convivir, teniendo uno o más hijos en común, ya que continuará latente su responsabilidad para con sus descendientes.

“Se trata una obligación esencial e idéntica, ya que la responsabilidad es equivalente tanto para la madre como para el padre”, explicó la Jueza de Familia de Tercera Nominación, Dra. Norma Anauate.

Producida la separación de los progenitores y planteada la causa judicialmente, el juez tiene el deber de determinar quien es el que esta en mejores condiciones para responsabilizarse del cuidado cotidiano de los niños.

“Normalmente, el que plantea la causa va a determinar una capacidad económica superior del accionado. En este caso, el solicitante debe probar su incapacidad para generar elevados ingresos, a raíz de que su tiempo se ve reducido ante la responsabilidad del cuidado de sus hijos, lo que debe ser compensado por el otro progenitor, a fin que estos sigan manteniendo el mismo nivel de vida que tenian, previo a la separación”, manifestó la magistrada.

“Lo que ocurre, continuó, es que quien detenta el cuidado personal de los niños, manifestará su aporte con trabajo hogareño. Entonces, el progenitor que tiene la obligación de la cuota alimentaria, debe compensar económicamente lo que para el otro se traduce en cuidado, colaborando en la compra de ropa, alimentación, servicios esenciales, salud y otras necesidades”.

En este tipo de casos, el criterio de un juez apunta siempre a tratar de preserva que los niños continúen en el lugar en donde se desarrolló el matrimonio o la pareja. Esto no significa el otorgamiento de un inmueble, sino meramente su uso, ya que la ley entiende que en ese lugar, debe quedar el menor junto a su progenitor a cargo.

En cuanto al monto que debe proporcionar el padre no conviviente de sus ingresos mensuales, no existe una formula precisa.

    “Normalmente, se establece una suma que se estima, entre el 10 al 15% de los haberes por cada niño, dependiendo de la forma de vida que llevaban los menores antes de la separación”, indicó la jueza.

Incumplimiento de la cuota alimentaria

Finiquitado el proceso judicial y acordada la suma de la cuota, puede plantearse el caso que el progenitor no conviviente deje de cumplir con los pagos mensuales.

“En estos casos, y según el procedimiento, lo que corresponde es que se plante una intimación de pago. Si pese a ello el responsable insiste en el incumplimiento de su obligación, se practicará una planilla por los meses atrasados, para que se ejecute en un porcentaje fijo por los alimentos devengados en sus sueldos futuros”.

Ahora bien, pueden existir situaciones un poco mas graves, ya que en algunos casos, el progenitor que es obligado a cumplir, puede tomar la medida de ocultar sus ingresos o desafectarse de ciertos trabajos sólo con el objetivo de quedar ante la ley como una persona insolvente, a fin que su obligación se reduza o se torne de imposible cumplimiento.

Ante esta situación, el progenitor que tiene el cuidado de los niño, tendrá la posibilidad de iniciar una demanda en contra del otro padre o diretamente contra los abuelos de los menores, aseguranse que alguien va a responder por las necesidades económicas del niño.

“Lo importante aquí es el respeto por el interese superior del niño. Muchas veces esos padres que no cumplen con la cuota, que se atrasan con la misma o que prometen cumplir y no lo hacen, se los notifica que de persistir el incumplimiento serán incluidos en el Registro de Deudores Alimentarios. Esta medida, normalmente, suele ser suficiente para que estos reconsideren si situación y se pongan al día con las cuotas atrasadas”.

“Pero en caso de no surtir efecto, agregó la magistrada, la demanda se puede entablar con el padre incumplidor, los padres de éste o algún pariente consanguíneo para que responda económicamente por el niño. Lo que verdadermente importa a la luz del proceso es el niño, sus necesidades, su bienestar y sobre todo su desarrollo integral”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =