¿Qué significa y cómo impactará la baja en las tasas anunciada por el Banco Central?

Mensaje de error

  • Notice: Undefined index: taxonomy_term en similarterms_taxonomy_node_get_terms() (línea 518 de /home/am000687/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
  • Notice: Undefined offset: 0 en similarterms_list() (línea 221 de /home/am000687/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
  • Notice: Undefined offset: 1 en similarterms_list() (línea 222 de /home/am000687/public_html/sites/all/modules/similarterms/similarterms.module).
Imagen de roberto_a

Media

El Banco Central anunció este martes la nueva tasa de política monetaria que funcionará como referencia para el mercado, luego de que fueran modificadas las metas de inflación -el Gobierno anunció una expectativa inflacionaria para 2018 del 15 por ciento-. Tal como estaba previsto, el Comité de Política Monetaria decidió una baja moderada, del 28,75 por ciento al 28.

¿De qué se trata la medida?
La tasa oficial hasta la tarde de este martes era del 28,75%. A grandes rasgos, eso es el promedio entre lo que el Central cobra por prestarles pesos a siete días a los bancos y lo que paga cuando un banco le deposita pesos a una semana. En dos días se publicará la inflación del INDEC: este martes, la del IPC Congreso marcó 24,6% anual y 3,1% en diciembre. El número oficial no diferirá mucho de esas cifras.

Algunos especialistas consideran que con una meta del 15% de inflación, la tasa de referencia debería estar en torno al 20% y no en el 28 que anunció el BCRA.

¿En qué impactará la tasa anunciada?
Básicamente, en la cotización del dólar y las expectativas inflacionarias.

¿Se cumplió lo que se esperaba?
El anuncio del BCRA fue aún más moderado que lo que esperaban algunos especialistas, que estimaban una baja de entre 1 y 2 puntos para que quedara en torno al 27%. La medida significó un triunfo para el sector del Gobierno que había cuestionado la política de tasas altas para atacar la inflación y que atentaba contra las inversiones y el crecimiento económico.

De haber bajado más todavía, cerca del 26%, el dólar se hubiera disparado por encima de los $20 y subido también las altas expectativas inflacionarias, algo que en principio el Gobierno buscará evitar para no exponerse a otra tormenta como la de fines de diciembre, cuando modificó las metas de inflación para los próximos tres años.

¿Qué significa al interior del Gobierno?
"Vamos a mantenernos ahí con las tasas en el verano para que continúe el proceso de desinflación", había dicho meses atrás el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. "Será necesario mantener altas las tasas de interés de política monetaria por algunos meses más para lograr que la inflación núcleo se ubique cerca al 1% en abril", agregaba.

Quienes piensan diferente y apuestan a la baja se amparan en que ya hubo un retroceso en el rendimiento de las Lebac en el mercado secundario durante los últimos días.

Por las dudas, luego de que el Gobierno desmintiera una posible renuncia de Sturzenegger, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, rechazó a su vez la "posibilidad" de una corrida cambiaria en el caso de que el Central decida bajar la tasa.

Mercedes Marcó del Pont, quien presidiera el BCRA durante el kirchnerismo, advirtió en las últimas horas que la autoridad monetaria "ha perdido capacidad soberana para definir tipo de cambio y tasa de interés, y es el mercado quien le marca la cancha".

"Muchos argentinos que están vendiendo dólares para comprar Lebacs dejarían de hacerlo (si el Central baja las tasas de interés). La situación es delicada", agregó la economista en declaraciones a Radio 10, y también descartó la posibilidad de una corrida "porque hoy el BCRA tiene espaldas para intervenir".

Rate this article: 
Sin votos (todavía)