Aún está en el aire la compra del nuevo avión presidencial

Imagen de roberto_a

Media

Caída la licitación para la compra del nuevo Tango 01, el gobierno avanza en la nueva compulsa para la compra del avión presidencial cuya llegada, ahora se estima, para mayo próximo: mañana viajan funcionarios rumbo a Miami y Canadá para visitar la OACI, el organismo a cargo del proceso, y una empresa que reparará el motor del Tango 04.

La Secretaría General de la Presidencia es el área a cargo de la flota presidencial: desde el año 2016 pugna por reemplazar el deteriorado avión adquirido por Carlos Menem.

Es que desde su asunción, Mauricio Macri ha tenido que viajar en vuelos de línea o de alquiler, demasiado onerosos, para sus giras internacionales.

Desde un comienzo el gobierno defendió el proceso de compra del nuevo avión presidencial al asegurar que para garantizar la transparencia en la operación, la contratación fue derivada a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), un organismo de la ONU con sede en Montreal, Canadá.

LEA MÁS:

Diario PopularCompartir 
La estrategia del Gobierno para recuperar al votante propio perdido
Ya el año pasado hubo una investigación judicial del proceso de compra de uno de los oferentes del Boeing Business Jet (BBJ) pretendido que, finalmente, fue desechado. ‘El proceso se demora porque no es fácil comprar un artefacto de 70 millones de dólares, tenemos que tener cuidado, que esté todo en regla. En los casos anteriores supe de uno que no estaba bien’, admitió un funcionario consultado refiriéndose, quizá, al citado expediente promovido en junio último por el fiscal Jorge di Lello.

Con todo, el 16 de enero se cayó la licitación que tenía a dos BBJ preseleccionados. De hecho, en julio último habían viajado a Dubai para avanzar en la compra de una de las unidades Julio Manco, director general de Logística de la Secretaría, y el piloto Roberto Aróstegui, conocido de hace años de Macri y director de Agrupación Aérea.

Estos mismos funcionarios, según pudo averiguar este diario, mañana viajarán a Miami y Canadá con varias reuniones agendadas.

Pese a que en principio se creía que se entrevistarían con otro oferente, un funcionario del área explicó ayer que ‘van a ver el motor extra del Tango 04 que se mandó a reparar y también visitarán la OACI para ver detalles técnicos de la licitación. Veremos a los postulantes cuando se abran las ofertas’.

Una de las firmas que visitará la comitiva argentina es Pratt and Whitney, especializada en la venta y reparación de motores de aviones.

Por tratarse de una operación sensible, un gasto millonario en el marco de un proceso de ajuste siempre puede ser objeto de crítica opositora, en el oficialismo no quieren dejar ningún detalle librado al azar. En enero se informó que el anterior llamado a licitación ‘se dio por fracasado’ porque ‘ninguno de los oferentes que se presentaron cumplía con todos los requisitos técnicos; en la primera selección hubo 9 postulantes de los que quedaron preseleccionados 2 BBJ’.

 

Ante esta situación se llamó a una nueva compulsa abierta, también mediante la OACI, ‘pero con algunos cambios en las especificaciones técnicas para buscar nuevos oferentes, entre ellas, que tenga un alcance de 10 mil kilómetros, una cabina con plaza para un mínimo de 13 pasajeros y una vida útil no inferior al 90%’.

Este último sería el único requisito que se diferenciaría de los previstos en la anterior compulsa. En verdad, aún no quedó claro porque se cayeron las dos ofertas preseleccionadas cuando parecía que los emisarios volvían de Dubai con un avión ‘bajo el brazo’.

Empero, en la Secretaría General insisten en que ‘no reunían los requisitos técnicos’ y que con la experiencia del proceso anterior ‘será más rápida la adquisición del nuevo avión que estimamos sea para mayo’. Admiten que por temas de seguridad y de gasto -’son carísimos los alquileres de aviones privados’-, es prioritaria la compra del nuevo Tango 01.

Durante la gira de Rusia de enero pasado, Macri utilizó una de las unidades de VistaJet, empresa de aviones corporativos, cuya tarifa para algunos analistas asciende a 16 mil dólares la hora de vuelo.

Sí en cambio ya fue inaugurado el nuevo helipuerto presidencial ubicado junto a la Casa Rosada; se trata de la pista construida donde se emplazaba la plazoleta Garay, lindera al acceso a la explanada Rivadavia, que forma parte de las obras del Paseo del Bajo. De este modo, Macri ya no tendrá que desplazarse en auto una vez que descienda de la aeronave sino que podrá recorrer a pie el trayecto hasta el tradicional ingreso al palacio de gobierno.

Los habituales moradores de la sede gubernamental la semana pasada se sorprendieron al escuchar ‘de tan cerca’ el ruido de los rotores del helicóptero. Es por ello que las reformas del plan Casa Rosada Siglo XXI sufrieron una enmienda e incluyeron un tratamiento de insonorización en el despacho de Macri -que en principio no iba a ser remodelado- y, así, se cambió el blindaje de los ventanales para reducir los ruidos del exterior.

Rate this article: 
Sin votos (todavía)