Gerardo Zamora: «Preocupa que se estén escuchando voces que dicen que las muertes no importan»

El mandatario del Frente Cívico elogió la estrategia del Gobierno nacional para enfrentar la pandemia. Señaló que la provincia tiene «cuentas ordenadas y algo de reservas» para paliar la caída económica, publica Ámbito.

Por Ariel Basile

La preocupación por el avance del coronavirus tiene a los gobernadores en alerta. A la preocupación por la baja de la recaudación se suma la decisión de qué actividades habilitar. En ese contexto, Gerardo Zamora, mandatario de Santiado del Estero, señaló que la situación es difícil pero que la provincia sin deudas y con las cuentas ordenadas, puede hacer frente a los gastos corrientes. Zamora, del Frente Cívico -aliado al Frente de Todos-, respaldó las decisiones del Gobierno nacional y la renegociación de la deuda con los bonistas. Y cuestionó a quienes “dicen tan livianamente que la economía mata más que esto”.

Periodista: ¿Cuál es la situación de la provincia en esta pandemia?

Gerardo Zamora: En cuanto al marco general, tenemos 14 casos, todos de contacto estrecho, sin circulación viral por el momento en la provincia. Estamos llevando a cabo un control importante, con aplicaciones propias que nos permiten ver horarios y lugares, y el uso del barbijo obligatorio desde un primer momento que nos dio muy buenos resultados. También compramos equipamiento para prepararnos: test de olfato, infrarrojos, testeos rápidos, buscamos sistemas permanentes en temas preventivos. En cuanto a las actividades habilitadas, fuimos incorporando de a poco. No me gusta decir “flexibilizar”. Aumentar actividades es aumentar gente en el sistema de circulación. Entonces, a mayor actividad, mayor control. El control que llevamos adelante es muy fuerte, con la aplicación y con policía en calles, rutas, bancos. Nos dio un buen resultado. Y podemos decir que es positivo el comportamiento de la gente. Hubo acatamiento.

P: ¿Cómo sigue el calendario para la habilitación de más actividades?

G.Z.: Hoy está autorizada la obra pública y privada, el sistema comercial con delivery, autorizamos peluquerías, ejercicio de abogados, etcétera. Todo con protocolo. Y llevamos ocho días sin casos. Esperamos ahora ver qué plantea Nación, si continúa la cuarentena, y ahí veremos qué actividades sumamos. Santiago del Estero tiene un millón de habitantes y están habilitadas para circular unas 100 mil. Ese movimiento es de gente que está en actividad. Pero también está la persona que sale para una consulta, a comprar, o al banco. Habilitamos los colectivos urbanos con limitaciones, asientos de por medio y distancia. También los remises vía llamada telefónica y con un solo pasajero sentado. Otra actividad que volvió a funcionar es la tómbola, la quiniela. Está todo muy digitalizado y es seguro. Además, es una forma de no fomentar la quiniela clandestina porque Corrientes y Jujuy ya habían habilitado la actividad.

P: Algunos gobernadores se mostraron preocupados por el pago de sueldos, ¿cómo están las cuentas de la provincia?

G.Z.: Hoy hay un déficit en todas las provincias, el mes pasado parte se cubrió con un ATN. Nosotros no tenemos problemas de deuda, y eso es favorable. Entones, el primer tramo de $20.000 millones que envío Nación a las provincias de acuerdo al índice de coparticipación nos ayudó. Pero la coparticipación también cayó. Hasta ayer no es que se recaudaba menos de la inflación del 50%… viene debajo de lo recaudado el año pasado en términos nominales. En ese marco, estamos con las cuentas equilibradas, sin deuda y con algo de reservas. Eso nos da tranquilidad financiera para pagar gastos corrientes, garantizar sueldos, mejorar hospitales y mantener la obra pública en actividad. Estamos con el problema de todos, pero ordenados. También tenemos el mismo nivel de empelo público que en 2005 cuando asumí por primera vez. En lo presupuestario está por debajo del 50%, nos da margen para ajustar otras variables. Podemos subsistir.

P: ¿Qué sectores de la provincia están más complicados?

G.Z.: En general, todo está complicado. El comercio está mal. El turismo, un impulsor importante de la provincia, está caído, en cero, no hay nada. Esos sectores están muy impactados. Sacamos una línea de préstamos de nuestra Caja Social para ayudar con tasas bajas. Son pequeños paliativos.

P: Las provincias del NOA están trabajando en un corredor turístico, ¿podría sumarse Termas?

G.Z.: Se está trabajando desde la Secretaría de Turismo y también con Nación en capacitaciones para cuando se levante la restricción. Va a costar mucho levantarse. El turismo internacional es lo que más va a costar. Nosotros teníamos varios eventos, como la Copa América o el Moto GP. Con el turismo local será más fácil, pero tenemos que estar preparados. En Termas hay 13 mil plazas y si bien hay turismo de convenciones, el turismo termal es el más importante. Nosotros tenemos una cualidad única: podemos ofrecer los baños termales en la habitación, porque todos los hoteles tienen grifo con el agua termal en la habitación. Pero igual se complica con la gastronomía o con eventos de características masivas y populares. No creo que el mundo sea igual después de esto.

P: ¿Está de acuerdo con una cuarentena estricta como la que decidió el Gobierno nacional?

G.Z.: Sí, respaldamos la decisión del Presidente. Los países que quisieron abrir por priorizar la economía igual terminaron paralizados por los muertos. Tuvieron alto nivel de contagios y no pudieron salir. Lo de Brasil es preocupante. Pero todo esto es inédito. Sabemos de otras pandemias que han ocurrido antes, pero nunca con el grado de globalización que tiene esta. Estamos aprendiendo todo el tiempo: la comunidad científica nos dijo que el virus moría a los 26 grados, y parece que no. Lo mismo con la duración de 14 días. Nuestro caso Nº 1 recién dio negativo al día 35. Eso no son buenas noticias, el sistema de rebaño que propulsaba Boris Johnson no funciona. Preocupa que se estén escuchando voces que dicen que las muertes no importan. Decir y hablar tan livianamente que la economía mata más que esto… Por suerte hay conciencia en la mayoría de los argentinos.

P: ¿Cómo está la relación con Nación?

G.Z.: Perfecto, hace un rato firmamos un convenio las provincias del norte con el ministro Trotta para el envío de netbooks para las escuelas. Con Salud, también. Nos parece muy buena la decisión de centralizar la compra de insumos. Llegan todas las semanas respiradores y test, más allá de que las provincias estamos invirtiendo mucho. La cantidad de barbijos quirúrgicos que comprábamos por año eran 60 mil o 70 mil. Ahora pasamos a 300 mil. Tenemos que adecuarnos.

P: ¿Cómo ve la economía nacional y la renegociación de la deuda?

G.Z.: Hubo un fuerte respaldo por parte de gobernadores, intendentes, sectores empresariales. Pero no solo por la pandemia, porque los problemas eran preexistentes. Argentina estaba técnicamente en default desde el año pasado cuando reperfiló la deuda. Después se puso un cepo cambiario y se implementaron otras medidas para no colapsar del todo. Esperemos que las negociaciones del Gobierno nacional lleguen a buen término. La idea es honrar las obligaciones y cumplir con los bonistas. Y la propuesta es lo máximo que se puede. La propuesta es de quita de intereses, pagar algo razonables, como todo el mundo. Todo esto se puede hacer si se crece. Hay que levantar la mirada a mediano y largo plazo, que seamos competitivos, aumentar la capacidad productiva. Y el gobierno está trabajando seriamente. Esperamos que se arribe a un acuerdo positivo para el país.

Entrevista de Ariel Basile

Deja un comentario